Las 10 películas de Fantasía preferidas de George R. R. Martin

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Las 10 películas de Fantasía preferidas de George R. R. Martin

Mensaje por Darth Syrio el Jue Jun 30, 2011 11:46 pm

Hace tiempo vi este artículo sobre las 10 películas de Fantasía preferidas del escritor y guionista George R. R. Martin (es un Lannister ), conocido sobre todo por Canción de Hielo y Fuego. La serie Juego de Tronos se basa en el primer libro de la saga, del mismo nombre. Recupero el tema porque creo que es muy interesante y puede dar lugar a un interesante debate en el foro sobre nuestras películas favoritas de Fantasía.

Fuente: The Daily Beast.

Aquí tenéis la clasificación del escritor con los comentarios que pone de cada película.

Número 1. La trilogía de El Señor de los Anillos.



Supongo que podría enumerarlas como mi Top 3, pero en realidad son una película de larga duración (muy larga si miras las versiones extendidas con su material extra, que son mis versiones preferidas), así como la Trilogía de Tolkien era en realidad una novela larga cortada en tres partes por el editor. El Señor de los Anillos se consideró durante mucho tiempo infilmable, y los diversos intentos de animación de Ralph Bakshi y Rankin Bass demostraron la verdad de esa idea, pero la magnífica épica de Peter Jackson refutó a todos los pesimistas. Elijah Wood estuvo muy bien como Frodo, y Sean Astin incluso mejor como Sam. Viggo Mortensen no se ajusta a mi propia imagen mental del Montaraz, pero pronto me conquistó de todos modos. Sean Bean hace un increíble Boromir, y Ian McKellen fue el Gandalf perfecto. El arte que implica la realización de Gollum todavía asombra. Sí, dejaron fuera a Tom Bombadil y el Saneamiento de la Comarca. Eché de menos lo segundo (lo primero, no tanto). Fue la más fiel y reverente adaptación una adaptación que nunca podría haber esperado. Si no te gustan estas películas, no te gusta la fantasía.

Número 2. La princesa prometida (1987).



La novela de William Goldman de 1973 fue una delicia, y la película de Rob Reiner de 1987 la trasladó magistralmente a la pantalla. Con Goldman haciéndose cargo de la adaptación personalmente, la película se las ingenió para captar todo el encanto y el ingenio del libro, una tarea nada fácil. El reparto fue perfecto. Cary Elwes como el Hombre de Negro, la adorable Robin Wright como la preciosa Princesa Buttercup, André el Gigante, Billy Crystal, Peter Falk y Fred Savage en un relato enmarcado (algo diferente de la novela en la que el propio Goldman es un personaje, pero funcionó de maravilla)... y por supuesto Mandy Patinkin como Iñigo Montoya, el espadachín favorito de todos. Los tres duelos del Hombre de Negro son clásicos a su propia manera, especialmente su enfrentamiento con Iñigo, que se sitúa como una de los mejores duelos de espadachines de todos los tiempos junto al de Errol Flynn y Basil Rathborne. Y el diálogo de Goldman nunca ha sido tan divertido: "¿Por qué sonríes?". Hubiese sido inconcebible no incluírla en la lista.


Número 3. El Mago de Oz (1939).



No hay películas más clásicas que ésta. ¡Menudo reparto! Ray Bolger, Bert Lahr, el tipo que reemplazó a Buddy Epson como el Hombre de Hojalata y cuyo nombre siempre olvido, Margaret Hamilton (nunca ha habido una Bruja Malvada mejor que ésta, nunca la habrá), el Mago sinvergüenza, paternal y amistoso de Frank Morgan (MGM quería a W.C. Fields para el papel, que hubiese sido un puntazo) y por supuesto Judy Garland como Dorothy (MGM quería a Shirle Temple para el papel, lo cual hubiese sido... ah... dulce). Y no podemos olvidar a su perrito Totó. La música es maravillosa, "Somewhere Over the Rainbow" se convirtió en uno de los grandes éxitos de Garland, y numerosas frases de la película se han convertido en parte de la cultura popular. "No hagas caso al hombre tras la cortina". "Sigue el camino de baldosas amarillas". "Nadie ve al mago, no, de ninguna manera, no hay modo". Por no mencionar los monos voladores, munchkins, y leones y tigres y osos. Como alcalde de la ciudad munchkin, la coloco en tercera posición.


Número 4. Lady Halcón (1985).



Fantasía romántica bien hecha. Richard Donner dirigió este romance medieval en 1985 a partir de una historia y guión de Edward Khmara. Rutger Hauer y Michelle Pfeiffer protagonizaron los papeles de desventurados amantes, malditos, por lo que sólo pueden compartir unos breves momentos al amanecer y anochecer. Ella se transforma en halcón por el día, y él en lobo por la noche. Ambos están en su mejor y más bonito momento. Matthew Broderick también sobresale como el ratón ladrón. Inolvidable, evocadora, dulce, triste, mágica, Lady Halcón fue preciosamente interpretada, dirigida y rodada... y después casi arruinada con una de las peores bandas sonoras que se han hecho para una película, un desastre que trató de combinar el sonido cursi de los 80 del Proyecto Alan Parsons con canto gregoriano y música de la Filarmónica de Londres. Si hubiese alguna forma de desactivar la banda sonora y seguir escuchando los diálogos... Si hubiese alguna forma de convencer a alguien para volver a ranzar esta película con una nueva banda sonora.

Número 5. El dragón del lago de fuego (Dragonslayer, 1981).



La subestimada película de fantasía de 1981 fue una co-producción entre Disney y Paramount, pero está por encima de la mayoría de películas de acción real de Disney de aquella época. Es sorprendentemente oscura, y proporciona algunos buenos giros a lo largo del camino. Vermithrax Perjorative es el mejor dragón que nunca ha aparecido en una película (los dragones de El imperio del fuego están muy cerca), y también tiene el nombre de dragón más chulo. Ralph Richardson está en lo más alto junto a Frank Morgan como el mejor mago de todos los tiempos (hasta que Ian McKellen se puso el sombrero puntiagudo). Me encantaron especialmente sus primeras palabras cuando regresa de entre los muertos. Peter McNichol fue el protagonista como Galen, el aprendiz de brujo impresionantemente serio, lleno de manchas e incompetente. También hay una princesa preciosa, valiente y noble, Caitlin Clarke, que es comida por unos bebes de dragón después de hacernos creer que ella está enamorada de Galen. Caitlin se pasa la mayor parte de la película fingiendo ser un chico, una mezcla de géneros que uno nunca se habría esperado de Disney. Los malos de la película están pintados en sombras de gris; desde donde se sientan, son los héroes, haciendo lo que es necesario para salvar la tierra. Incluso Vermithrax tiene motivos creíbles. No la confundáis con la muy inferior Dragonheart.

Número 6. Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores (Monty Phyton, 1975).



Lo aterrador de esta película es que puede muy bien ser la mejor versión del mito artúrico que se ha hecho en cine. El Rey Arturo no ha sido bien tratado en las películas, me temo. Sí, sí, está Excalibur de John Boorman, una película imperfecta con algunos grandes momentos. Más allá de ésta y Los caballeros de la mesa cuadrada, ¿qué tenemos? Los caballeros del rey Arturo (un espectáculo maravilloso, pero con un guión torpe - los caballeros de juguete Timpo que sacaron con la película eran mejores que la película), Las aventuras del Príncipe Valiente (me gustó la Espada que canta, y aquellas pieles de cerdo llenas de aceite hirviendo, pero es difícil omitir la peluca de Robert Wagner), El primer caballero (un chiste), El rey Arturo (sí, vamos a dejar que los sajones atraviesen el Muro de Adriano y a luchar contra ellos al otro lado, qué táctica tan inteligente)... Tengo cierta simpatía por la versión cinematográfica de Camelot, pero sólo porque nunca he llegado a ver la obra de teatro. Pero volvamos a Los caballeros de la mesa cuadrada. Volvamos al valiente Sir Robin. El Caballero Negro. Los Caballeros que dicen Ni. El francés en la muralla. La Santa Granada de Mano de Antioquía. El castillo Anthrax. Los cocos. (Todavía venden cocos en el Castillo Doune de Escocia, donde la mayor parte de la película fue rodada). ¿Qué más tengo que decir? ¡Vamos a Camelot! Sí, es un sitio estúpido, pero eso es lo que me gusta de él.

Número 7. Dark City (1998).



Perturbadora, enrevesada y extrañamente hermosa, esta obra maestra de Alex Proyas es una película difícil de clasificar. Podría haberla puesto en mi lista de 10 películas favoritas de ciencia-ficción igual de fácil. O en el top-10 de películas de terror. Ni siquiera estaría fuera de lugar en una lista de las mejores películas de cine negro. Aunque el final para mí es más de fantasía. Proyas escribió (con Lem Dobbs y David Goyer) y dirigió Dark City. El reparto incluye a Rufus Sewell, William Hurt, Kiefer Sutherland y Jennifer Connely, todos ellos con buenas interpretaciones. También tenemos apariciones de Riff Raff (Richard O'Brien) y el Capitán Gyro (Bruce Spence) en papeles de menor importancia. Pero los efectos visuales son las verdaderas estrellas. Me perdí Dark City cuando se estrenó en 1998 en los cines y sólo pude verla más tarde en televisión. Mi pérdida. Tuvo que ser asombrosa en pantalla gigante. Grotesca, gótica y completamente apasionante.

Número 8. El laberinto del fauno (2006).



La España fascista encuentra el Reino de las Hadas en este sombrío y descarnado tour de fuerza a cargo del escritor y director Guillermo del Toro. Hay algunas interpretaciones geniales en esta película: Sergi López como el autoritario y sádico Capitán Vidal; Maribel Verdú como Mercedes, el ama de llaves (y espía rebelde); y la joven Ivana Baquero como Ofelia, la soñadora hija adoptiva del Capitán... Pero son las criaturas del laberinto y del mundo de las hadas las que hacen esta película tan memorable. El estilo visual de Del Toro es tan intenso e inquietante como único. Sus hadas son tan diferentes de Campanilla como es posible, su fauno es una criatura como ninguna otra que hayamos visto antes, y su Hombre Pálido sin ojos encajaría como uno de los amigos de Clive Barker. Parte fantasía, parte thriller político y parte drama doméstico, El Laberinto del Fauno teje estos tres hilos perfectamente; cada línea argumental ahonda y enriquece a las otras. Podría haber colocado esta película más alto en la lista, excepto porque tengo la ligera sospecha de que podría no ser fantasía en absoluto. Puedes interpretar fácilmente todo lo que Ofelia ve, escucha y experimenta en el laberinto como los sueños e ilusiones de una joven con problemas. En cuyo caso, se convertiría en un estudio sobre la locura...

Número 9. La Bella y la Bestia (1946).



No, no es la película animada de Disney (y tampoco la serie de la CBS en la que trabajé en los 80). Es la versión francesa de 1946, quizá mejor conocida por su título original, La belle et la bête. Escrita y dirigida por el legendario Jean Cocteau, este clásico es la versión definitiva del cuento y ayudó a inspirar a Ron Koslow cuando creó su versión televisiva. En una época donde representar sangre en pantalla no estaba bien visto, Cocteau hizo que las manos de la Bestia humeasen cada vez que volvía de caza, una imagen preciosa y poética que hoy en día sigue siendo poderosa. El espeluznante castillo de la Bestia, con brazos humanos asomando de la pared para sujetar antorchas , también perdura en el recuerdo. Y Jean Marais hizo una gran Bestia. La segunda tras Ron Perlman como Vincent, diría, pero entonces sería parcial.

Número 10. Indiana Jones En busca del arca perdida (1981).



Sí, por supuesto que es una película de fantasía. A no ser que creas que el Arca de la Alianza realmente tiene el poder para fundir nazis. Todas las películas de Indiana Jones tienen sus momentos (bueno, quizá salvo la última), pero En busca del Arca Perdida destaca por encima de las demás. El guión de Lawrence Kasdan es mucho más fuerte que el de cualquiera de las secuelas, el concepto era más fresco y Harrison Ford parecía pasárselo muy bien interpretando a Indy. La escena en la que nuestro héroe se enfrenta al villano que blande la cimitarra con todo tipo de movimientos llamativos, desenfunda su arma, lo dispara, fue tan repentina, inesperada y encantadora que el público al verla por primera vez siempre se volvió loco. Pero había un montón de otros grandes momentos. El concurso de beber con los sherpas. "Serpientes. ¿Por qué tienen que ser serpientes?" Indy peleando con un convoy repleto de nazis, uno por uno. Y por supuesto la apertura culminante del Arca después. Las últimas películas de Indiana Jones son un refrito tan grande que ahora es difícil calificarl de frescas o emocionantes las secuencias que una vez lo fueron. Ninguno de los villanos de las secuelas podría igualar al arqueólogo francés Belloq (René Figueroa), al siniestro Nazi Peter Lorre-ish Hench (Ronald Lacey), o ese pequeño mono traicionero y bastardo. Ninguno de los compinches posteriores de Indy era tan bueno como John Rhys-Davies haciendo de Sallah. La mayor diferencia, sin embargo, fue la protagonista femenina. Karen Allen fue maravilloso, como Marion Ravenwood. Ella era el yin e Indy el yang, eran la pimienta y la sal, y la química entre ellos era palpable. Las damas protagonistas en las secuelas eran totalmente olvidables en la comparación. De hecho, me he olvidado de la mayoría de ellas.

¿Qué os parece la noticia? ¿Coincide vuestro top-10 de películas de fantasía con el de George R.R.Martin (es un Lannister )? Podéis dejar vuestros comentarios en el hilo Las mejores películas de Fantasía.

Un saludo




Aprendiz gamberro de Rhayma, cuyos planes para que triunfe el Lado Oscuro de la Fuerza intento sabotear una y otra vez, con cómicos resultados.

Quise ser Rondador nocturno, pero no encontré el avatar adecuado de un tuno.

Darth Syrio
Moderadores
Moderadores

Cantidad de envíos : 3539
Fecha de inscripción : 19/04/2009
Localización : Oriundo del planeta Braavos, con frecuencia veo las estrellas.

Ver perfil de usuario http://elultimorefugio.forosactivos.net/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.